Cómo aficionar a los más peques a la literatura

¿Tienes hermanos pequeños u hijos y no sabes cómo aficionarlos a la literatura? Es sencillo que se interesen por la literatura y no hacen falta muchos esfuerzos. Lo mejor de todo es que, en un futuro, su afición a la lectura lo único que hará es aportarles buenos momentos. Todos los que tenemos pasión por la literatura queremos compartir esta bella sensación con todos los que nos rodean. Dado que la afición a la lectura no viene en los genes ni en el ADN, hay que darles a los más pequeños un pequeño empujón. Y hay que hacerlo de la forma correcta. El problema de muchos jóvenes con la literatura es que a lo largo de su formación educativa, nunca se han encontrado con un libro lo suficientemente bueno o adecuado para su edad, que les incentiven a continuar con la afición. Yo soy una gran aficionada a la lectura. Esto se debe a que desde que era pequeñita, mis padres me compraban libros cada dos o tres semanas, cuando me acababa el anterior. Gracias a ellos, y sin restarle importancia a J.K. Rowling con Harry Potter (Mi padre me regaló el primer libro cuando aún no se había hecho famoso en España) hoy en día intento hacer de la literatura mi profesión. Pero tengo que reconocer que durante Primaria y la E.S.O. no encontré ni un sólo libro, de los impuestos en clase, que me gustaran. Así que para evitar que tus allegados más queridos y más peques abandonen la lectura, aquí os dejo unos cuantos consejos útiles. 

1. Utiliza la "mímesis" a tu favor. Lee delante de los niños.
Los niños imitan las actitudes de sus padres u hermanos mayores. Sus padres son el espejo en el que se miran. Si ven que sus padres jamás tocan un libro, no tendrán interés. Si, en cambio, se acostumbran a ver libros en casa y observan a sus padres leyendo, la curiosidad podrá con ellos. No hay que olvidar, que aprenden por imitación.

2. Fomenta la creación de una biblioteca familiar.
Deja que participen en la creación de una biblioteca familiar. A parte de tus libros, guarda un rincón para sus libros. La sensación de propiedad les hará crear un vínculo muy especial con ellos. Tendrán más ganas de leer y de tener más libros cada vez. Regálales libros de vez en cuando que amplíen su biblioteca. Añade a la biblioteca comics y tebeos. Y no olvides de darles libertad para que los cojan a su libre albedrio, cuando les apetezca, sin necesidad de pedir permiso. Facilítales el espacio. 

3. Participad en alguna "comunidad" literaria.
En algunas comunidades literarias puedes encontrar descuentos y actividades especiales si entras a formar parte de ella como familia. "Círculo de lectores" es uno de los ejemplos más claros. Este tipo de actividades fomentarán las ganas de leer de los más pequeños de la casa, ya que les hará especial gracia. Busca las mejores opciones y no desperdicies la oportunidad.

4. No olvides que el cine es un buen aliado de la literatura.
Visualiza con tus hijos u hermanos películas basadas en libros. Pero no lo dejes ahí, enséñales el libro y cómprales los que más le gusten, explicándoles que el libro puede aportarles muchos más detalles y más historias sobre sus personajes favoritos. Las obras de Disney son un gran aliado en este aspecto. 

5. Cuéntales historias que aviven su curiosidad.
De pequeña (y no tan pequeña) mi madre me contaba historias. Después de acabar, y preguntarle más cosas sobre ellas, me contaba que eran un cuento o una novela de algún escritor. Después de eso, me entraban ganas locas de correr a la biblioteca a por el libro y leerlo. Nunca falla. Os lo aseguro.

No olvides otros factores, casi más importantes que los anteriores: Escoge los libros más adecuados para su edad, su madurez y sus gustos. Este es el factor más determinante en la futura afición. Y sobre todo, respeta sus gustos. No intentes hacer un mini-clon. Deja que experimente. 

Y el consejo más importante, disfruta de la lectura junto a ellos.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tu comentario! Esperamos verte pronto por aquí otra vez. ¡Un gran saludo y muchas lecturas!