RESEÑA: "La elegancia del erizo"

La belleza de las pequeñas cosas y la magia de los placeres efímeros. De eso trata “La elegancia del erizo”. Detrás de una portada dulce, simple e incluso, un poco infantil, se esconde un libro profundo, filosófico, con unos grandes personajes que te absorbe totalmente. 

La historia, en apariencia sencilla, no está centrada en los grandes relatos o en la épica heroica, sino en la presumiblemente insulsa vida de la portera de un edificio de familias ricas en París. Al lector o lectora se le brinda la posibilidad de conocer los pensamientos de la señora Renée (cuyo nombre ya nos da una pista sobre sus gustos y anhelos), una mujer que atraviesa la cincuentena con pasos cortos y mirada baja, ocultando ante las familias para las que trabaja la extraordinaria inteligencia que puebla su cabeza, en la que se arremolinan infinidad de pensamientos sobre la existencia humana, el clasismo, el arte, la literatura, la música, la amistad y excepcionalmente la soledad.

Por otro lado, en el mismo plano y diferente posición, encontramos a Paloma, una pequeña, hija de una pareja aburguesada que vive en el mismo inmueble. Le cuesta respirar y se ahoga entre tanta hipocresía. Es una superdotada que no le encuentra sentido a su vida, odia a su familia y la juzga sin la mínima compasión.
Ambos personajes poseen el mismo sentido crítico, de acidez implacable, el gusto elevado por el conocimiento y cierto desdén hacia quienes no han tenido la suerte de disfrutar de tan tremendos cerebros. Pero no se conocen, hasta que un hombre se muda al edificio y todo da un vuelco en la vida de ambas, sobre todo la de Renée. 

Aunque el principio del libro se puede hacer un poco pesado, ya que en un las primeras páginas se centran en varias cuestiones filosóficas y reflexiones de Kant, Descartes o  Hume, después se vuelve adictivo. Los personajes aunque dan una primera impresión cargante, se acaban llenando de humanidad y acabas apreciándolas. La entrada de ese misterioso personaje en sus vidas es uno de los puntos fuertes del libro. Una obra maravillosa, tierna, divertida, inteligente, sagaz, irónica, todo lo que te puedas imaginar, lo encontrarás en esta novela.  Muchos fragmentos son realmente conmovedores y eso ya lo convierte en un buen libro. Sólo tengo algo que añadir, mi personaje favorito: El gato León (de León Tolstoi)

Muriel Barbery (Casablanca, Marruecos, 28 de mayo de 1969) es una escritora francesa, profesora de filosofía, autora de las novelas Una golosina (2000), traducida a doce lenguas, y La elegancia del erizo (2006). Esta última obra ha tenido gran éxito en su país -más de 30 ediciones con más de un millón de ejemplares vendidos; ocupó el primer lugar de ventas durante 30 semanas consecutivas- y ha sido traducida a numerosos idiomas. La directora francesa Mona Achache comenzó a rodar en 2008 una película basada en la novela. (Wikipedia).

"La elegancia del erizo" es un libro de fácil lectura pero que te obliga a disfrutarlo, quizás al avanzar las páginas y comenzar el desenlace no fue todo lo esperado, pero te hace comprender algo relevante: Lo importante no es el final, sino la forma de llegar a él.


"Quizá estar vivo sea esto: perseguir instantes que mueren."

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tu comentario! Esperamos verte pronto por aquí otra vez. ¡Un gran saludo y muchas lecturas!