RESEÑA: "Tokio Blues"

Título: Tokio Blues | Autor: Haruki Murakami | Traducción de Lourdes Porta Fuentes | Editorial: Tusquets| Precio: 9,95 € | Páginas: 381 |

Hace más de un año que me topé por primera vez con Haruki Murakami. Lo conocí gracias a esta novela, Tokio Blues. Fue amor total a primera lectura. Desde entonces, Murakami no es sólo uno de mis escritores favoritos o el que más, sino también mi ídolo y una de mis inspiraciones en el mundo de la escritura. Algún día me encantaría estar a su altura, sin abandonar mi propio estilo. Por ello le tengo un cariño tan especial a Tokio Blues (Norwegian Wood). No sólo fue la novela que me introdujo en el mundo de Murakami, también hace alusión a una canción de mi grupo favorito, The Beatles. Considero que no es la mejor novela de Murakami, pero no deja de ser de las más especiales. 

“Tokio Blues” fue un experimento.  Un experimento que salió muy bien. Está claro que los que conocemos literariamente a Murakami, sabemos que Tokio Blues supone una diferenciación en la obra completa del escritor japonés. Es una historia normal y corriente. Es tremendamente nostálgica y bella, pero no tiene los elementos oníricos que le caracterizan. No mezcla la realidad con la ficción, simplemente nos topamos de frente con la dura realidad. 

Muchas personas acusan a Tokio Blues de ser tremendamente comercial. Pero esas personas desconocen que aunque esté en auge actualmente, la novela fue publicada en 1987. En ese momento, Murakami sólo había publicado cuatro novelas y no era considerado un escritor relevante. Cuando se encontró ante el éxito de Tokio Blues, huyó de Japón para instalarse en Europa y en Estados Unidos. Murakami se caracteriza por huir de la promoción, de las entrevistas y de las firmas de libros. Por eso y por muchos más motivos, muy a su pesar, Tokio Blues no es una obra comercial, es una obra de arte. Está clara mi subjetividad con este autor, pero intento ser lo más objetiva posible.

Tokio Blues nos trae los recuerdos de Toru Watanabe después de casi veinte años, gracias a una canción de The Beatles. Nos encontramos sumidos en el Tokio de los sesenta, en el centro de la vida universitaria de Watanabe. Su vida gira en torno a la profundidad del amor, el suicidio, la nostalgia y el dolor propios y de los que le rodean. Su corazón está divido entre Midori y Naoko. Y aunque parece una historia simple, su contextualización es única, sólo posible dentro del mundo murakamiano. 

Los personajes son inolvidables. Toru Watanabe no es el típico personaje adolescente. Tiene una madurez y una serenidad que lo hacen totalmente incomparable. Es el hilo conductor de la novela y de la narración. No imagino Tokio Blues con otro protagonista. Es un chico normal y corriente, que estudia lo que le gusta, va a clase y trabaja de lo que puede. La humanidad que le caracteriza se apodera de las páginas de la novela y lo hacen aún más real. 

Midori y Naoko, las protagonistas femeninas, son polos opuestos de un mismo imán. Naoko es la inestabilidad personificada. Su delicadeza y su debilidad le pasan factura y la llevan al sufrimiento. Watanabe quiere tener a Naoko entre sus brazos y liberarla de su vulnerabilidad.  Por lo contrario, Midori es activa, intensa e increíblemente alegre. A pesar de la historia familiar que arrastra a sus espaldas, es capaz de sacar una sonrisa y conseguir que Toru se olvide de todo su alrededor.  

Desde mi punto de vista, como en “Kafka en la orilla”, las conversaciones son muy importantes. Le dan ritmo a la novela y marcan un antes y un después. Las conversaciones de Murakami son un sello totalmente singular, que cobran vida y estremecen al lector, sin dejar indiferente a nadie. Aunque son arduas, su profundidad no supone un problema, ya que son completamente adictivas y fáciles de seguir. Se ciñen al momento, a los sentimientos y a la personalidad de cada personaje y están cuidados hasta la perfección. 

El desarrollo se basa en un largo flashback que tiñe de emotividad y nostalgia la historia completa, vista desde un claro punto retrospectivo. Las historias y los personajes secundarios se funden de manera imperceptible con la historia principal. No salen fuera del tono que impregna la novela y en algunas ocasiones, toman una relevancia indiscutible, ya que está plagada de personajes incalificables e inolvidables.  Como suele ocurrir en las novelas de Murakami, la música (especialmente el jazz) son elementos fundamentales en la narración, la hacen más fluida y realista. 

Como siempre, la prosa de Murakami no puede mejorar. Tiene una calidad suprema. Murakami cuenta una historia negra y perturbadora y la convierte en una gran y bella historia. Es completamente brillante. Es capaz de sumirnos en el mundo de Tokio Blues sin apenas percatarnos. Sus descripciones están plagadas de detalles necesarios para la recreación de la historia dentro de tu propia cabeza. 

Hay que hacer una mención especial a Lourdes Porta, para mí la mejor traductora de Murakami. Es capaz de transportar al español la magia de las palabras del escritor japonés. Es muy fácil estropear un libro por su traducción, pero Lourdes Porta es toda una maestra en este aspecto. 

Después de todo esto, lo único que os puedo decir es que lo leías. Tokio Blues es un libro para leer, para sentir. Es un libro que amas u odias, pero es un libro que hay que vivir en primera persona, sin dejarse arrastrar por la opinión de otras personas. Es uno de los libros que adoro y que quiero releer en cuanto pueda. Fue mi primer acercamiento a lo que para mí, hoy es uno de los grandes  descubrimientos culturales en lo que llevo de vida. Tokio Blues es la puerta a un Murakami diferente, un Murakami que llega al corazón, no sólo con su prosa, sino también con la propia historia y sobre todo con los personajes.  Siento que me faltan muchas cosas que decir sobre esta novela, pero no soy capaz de sacar de mi interior las palabras que se merecen. Tokio Blues es una experiencia totalmente inigualable que hace falta vivir.


¡Como siempre, muchas lecturas y muchos libros!

11 comentarios:

eL aRTe De SeNTiR dijo...

Con Murakami tengo un sentimiento contradictorio, que viene siendo 1Q84 vol 1 y 2 que me encantó y el 3 que me defraudó, de todas maneras seguiré leyéndolo y este es uno de los que quiero leer

Offuscatio dijo...

Todavía no he leído nada de Murakami, aunque cuando me decida a hacerlo pienso empezar con "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo". Me han dicho que es un buen libro para principiantes.

(Por cierto, tienes activado en el blog las palabras para verificación de comentarios, y ya voy por el tercer intento y sigo sin conseguir publicar).

Brenda Alén dijo...

Muchas gracias por avisar Offuscatio. No tenía ni idea de como funcina eso de los comentarios, lo he tenido que buscar y creo que ya está solucionado :)

mientrasleo dijo...

Me gusta Murakami, sus historias de mundos desdoblados en un instante y personajes que se ven atrapados en historias.
Fascinante.
Ya te sigo, por algún motivo no lo hacía..
Besos

Lilith dijo...

Fue mi primer contacto con el autor, y amor desde prácticamente las primeras páginas. El único reproche que le tengo es que las escenas de sexo son demasiadas para mi gusto, por lo demás es perfecto.

Un abrazo.

Blanca dijo...

De momento es el único libro de Murakami que he leído, un primer contacto que me ha encantado. Escogí esta novela por ser la más comercial y no quería equivocarme a la hora de probar con este autor.
Ahora me apetece mucho conocer al "auténtico" Murakami, entre las opciones están "Sputnik..." y "Kafka...", ya os contaré.
Un abrazo

Lu dijo...

Cometí el error de ver la película, que me pareció soporífera. Lo leeré porque me encanta Murakami pero cuando se me pase el efecto de la película.
Un saludo

Anónimo dijo...

Me lo recomendaron en mi biblioteca,no habia leido
nada pero me fascino lo lei en pocos dias
Recomendable 100. 100

Angie dijo...

Este libro me lo regalaron, pero no he podido leerlo aun pues tengo muchos libros pendientes.
Me gustó mucho la reseña, me dieron ganas de leerlo y experimentar con el autor.
saludos y espero que tus lecturas vayan bien^^

Carol dijo...

Fue el primer libro que leí de Murakami y no llegó a convencerme, venía de leer a autores clásicos japoneses y me sorprendió lo muy occidentalizado que está, poco a poco fui leyendo más libros suyos y cogiéndole el gusto, especialmente cuanto más imaginativo e irreal se pone. Un abrazo

Iam TheTrebOr dijo...

Murakami es único, este libro ha marcado un antes y un después en mi vida, la manera de ver todo es diferente. Muy,muy,muy recomendable. Con ganas de leer Kafka en la orilla....

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tu comentario! Esperamos verte pronto por aquí otra vez. ¡Un gran saludo y muchas lecturas!